Páginas vistas en total

Música ambiente


MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com

domingo, 6 de marzo de 2011

Cap. 3

Al día siguiente me disponía a irme al instituto. La pesadilla acababa de empezar literalmente. Era Lunes y ya me dirigía a la puerta del infierno y, cómo no, en la puerta me esperaban los correspondientes demonios.La sonrisa maliciosa de Martín, el cabecilla, ya me ponía nervioso. Era rubio, ojos ámbar... y gilipollas de narices; vamos, un partidazo. Sabía que el día iba empezar con la motivación de Isobel, que también me esperaba.-Hey tú, friqui.-Pasé de Martín y su panda de cobardes.-Mirad chicos, se nos pone duro el chulito éste. A mi no me chuleas, ¿eh?
-No caeré tan bajo p-p-para ponerme a tu altura cobarde...-Dije tartamudeando de miedo. Entonces me empujó cuando sentí la zancadilla de Luís, otro de sus cobardes secuaces. Me cogió de la camiseta.-No vuelvas contestarme así p-p-pollito.-En ese instante vi bajar rápidamente el puño a la vez que vi a Isobel atraparle el brazo, entonces sonó la alarma y salieron corriendo como ratas.
Isobel me ayudó a incorporarme.-Has hecho bien, en contestarle así. A ver si un día de estos se le bajan los humos...- Sus palabras me reconfortaron.
Después de clases, en el recreo, espié una conversación con Martín.-Ya veo como miras al pollito.-Dijo Martín-Te aseguro que no hay nada entre nosotros dos, tu sabes que sólo pienso en ti.-A Isobel se le saltaron las lágrimas. No escuché lo siguiente que dijo el cobarde de Martín, pero alguien dijo que una imagen vale más que mil palabras. Le dió un guantazo. Ahora la rabia la sentía yo por dentro. Salté.-No la toques cabr...-Me miró con un piedra en la mano. Sus ojos transmitían odio.
En aquel momento sólo pensé una cosa; MATARLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario