Páginas vistas en total

Música ambiente


MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com

lunes, 7 de marzo de 2011

Cap. 4

-¿Qué narices quieres, pollito?
-¡No vuelvas a tocar a Isobel!
-Sigue así y terminarás como tu novia.
-¡Que te jodan!-En este instante, Martín me lanzó la piedra. Gracias a si mala puntería, sólo me hizo un rasguño en la camiseta. Bajo aquella tarde nublada, en la media hora de recreo, yo, Damian Stevenson, me abalancé sobre Martín.
Mientras llenaba mis manos de la sangre de un inútil de la talla de Martín, escuchaba los gritos desgarradores de Isobel que decían "¡Parad!". Momentos después, sus gritos se enmudecieron tras los eufóricos alumnos del instituto que gritaban "¡Pelea!"
"Acabé con mi ira... me cegué de ella... Oscuridad me invade..."
Me desperté en el patio, la directora me ayudó a ponerme en pié.
Mandó a Martín a su casa y, a mí, me vendaron la cabeza. Alguien me golpeó en la cabeza con la piedra.
Pasaron varios días en los que Isobel no venía a mi casa y los abusos ya escaseaban. Un día, en el segundo recreo me acerqué a ella.-Is...
-No me hables en la vida.
-Hice lo que tenía que hacer.
-Ah, ¿si? Para tu información, gracias a ti ya no tengo vida social.
-¡Lo hice porque te quiero!-Isobel me miró fijamente con desprecio.-Estás mal de la
cabeza, ¿verdad? Nunca voy a estar contigo, mocoso. Todo lo que pensabas que hacía por amor, lo hacía por dinero. Si alguna vez te apoyé, era para que te centrases en tus estudios, imbécil.-El tiempo se paró, mi corazón se encogió lentamente.-Eres la peor persona que se le puede echar a uno en cara.-Contesté.-Ojalá hubiese dejado que Martín te golpeara con esa piedra.
La soledad desde aquel momento me inundó... no podía centrarme en nada. Mi falsa familia se preocupaba por Isobel más que por mi y el odio que por dentro sentía, lo pagaba con mi madrastra y amigos. Y aquí me tienes loquera, contándote mi vida.
-No me vuelvas a llamar loquera, Damian, soy psicóloga, trabjo con personas como tú, con traumas, no con locos.
-¿Qué diferencia hay?

No hay comentarios:

Publicar un comentario